10. Disfrutar de las tapas y la cocina granadina

Muy pronto les ofreceremos, la información mas completa de todo tipo de RESTAURANTES – BARES – CATERING – TAPEO etc.

 

 

 Disfrutar de las tapas y la cocina granadina

Caracoles guisados, patatas a lo pobre, pescados rebozados, migas y pinchos de carne desfilan constantemente por los barras de bares y tascas.

Las tapas constituyen una muestra de la cocina del lugar con la que se obsequia a los clientes al pedir una caña o un chato de vino. Auténtica cocina en miniatura, constituye una sabrosa y variada alternativa para cenas o almuerzos informales. Y es que, ir de tapeo con los amigos es una de las costumbres más arraigadas en la provincia.

Ir de tapas cautivará también al visitante. Callejear por el casco antiguo, un bello escenario histórico, mientras se degustan las tapas en castizos locales, es una actividad llena de cultura y arraigo. El Albaicín, Campo del Príncipe o la calle Elvira son paradas obligadas si se quiere conocer el tapeo granadino.

Las tapas son solo una pequeña muestra de lo que la gastronomía granadina ofrece. A lo largo de los siglos las creaciones y recetas tradicionales de las culturas judía, árabe y cristiana se han ido fusionando para dar lugar a una cocina original y llena de matices. Así, miel, especias y frutos pasan a condimentar y a acompañar carnes y pescados, dando lugar a sabrosos manjares como el cordero con manzanas, las gachas con miel, el pollo con almendras o la trucha con granadas. Además, existe una amplia variedad de platos que tienen en común su toque ‘al ajillo’.

Otras de las especialidades de la zona son las ensaladas y sopas frías, acordes con las agradables temperaturas de la zona. Gazpachos, pipirranas, ajoblanco (con harina de habas), ensaladas de naranja y bacalao son algunas de ellas. Sin olvidar los excelentes embutidos que se obtienen de la tradicional ´matanza´. Todo ello hace que la gastronomía granadina pueda satisfacer a todos los gustos.