Esquiar en Sierra Nevada

En el sur de España, una tierra bendecida por el sol, los 3.478 metros de las altas cumbres del macizo de Sierra Nevada garantizan la abundancia de nieve.

La estación más meridional y una de las más modernas y mejor equipadas de Europa, dispone de 103 pistas con diferentes grados de dificultad y una longitud total de 95 kilómetros, en los que se puede practicar tanto el esquí como el snowboard. Uno de los principales atractivos de Sierra Nevada es la posibilidad de esquiar de noche en una pista iluminada y especialmente acondicionada. Cuenta, además, con dos circuitos de 8,6 kilómetros para esquí de fondo, disciplina que también se puede practicar en la segunda estación invernal de la provincia, la de La Ragua.

Una gran infraestructura técnica garantiza el acceso de forma cómoda y rápida desde el área residencial y comercial de Pradollano. Dos telecabinas, 17 telesillas, dos telesquís, dos alfombras y una telecuerda pueden transportar hasta 47.000 esquiadores a la hora hasta las pistas. La estación cuenta, además, con más de 400 cañones para la fabricación de nieve, que garantizan su calidad y abundancia.

En el Puerto de La Ragua, en el límite de Granada y Almería, se ubica la segunda estación invernal de la provincia. La Ragua es conocida por sus excelentes condiciones para la práctica del esquí de fondo y por sus paseos en trineo tirado por perros. Huskis y samoyedos los encabezan, deslizándolos a toda velocidad por parajes nevados de gran belleza.