Granada es una ciudad que cautiva los sentidos. La vista, con impresionantes monumentos como la Alhambra, la Catedral o los paisajes contemplados desde el mirador de San Nicolás. El olfato, con las calles perfumadas de jazmín del barrio del Albaicín. El oído, con las zambras flamencas del Sacromonte. Su historia a través del tacto de las piedras milenarias y el gusto con su gastronomía y sus tapas. Ciudad de reyes, Granada es mucho más de lo que se puede contar.

Junto a la capital y formando parte de la comarca de Granada se encuentra un rosario de poblaciones unidas por su historia a la ciudad de la Alhambra. Poblaciones que comparten su riqueza patrimonial y surgen en un entorno caracterizado por las verdes franjas de choperas y las cuidadas huertas. Pueblos como Chauchina, Santa Fe, Fuente Vaqueros (ciudad natal de Federico García Lorca) o Cijuela. Cuenta la tradición que en este pueblo el rey Alhamar, fundador del reino de Granada, dirigió la recuperación de los sistemas de canalización y regadío.

Los ricos restos arqueológicos que datan desde la época prehistórica hasta el periodo musulmán son el nexo de unión de localidades como Vegas del Genil, Cúllar Vega o Churriana de la Vega.